A pesar de dictamen de Naciones Unidas, no paran las violaciones de derechos ambientales